Decisiones

El pasado viernes me gradué definitivamente en Comunicación Audiovisual, en un evento un poco atípico y marcado por clichés. A partir de ahí uno se hace la pregunta; ¿y ahora qué?. Me encuentro en la calle, a las puertas del mundo laboral con apenas unas práctica en empresas. Y la situación social es paupérrima. ¿Que hacemos los jóvenes como yo, que ya no disponemos de economía para seguir estudiando? Porqué una cosa está claro no todos estamos obligados a trabajar, unos se seguirán formando porqué algunos padres disponen para poder ayudarlos.

Pero siempre hay casos. Y uno, bajo mi sopesar, soy yo. Recién licenciado y acabado de empezar a formar una familia. Cierro un etapa y abro otra. Y la he abierto porqué yo he querido, que quede claro. A riesgos de saber lo que se está cociendo en este país.

Mis únicos ingresos parten de uno de mis hobbies, el baloncesto, que me permite ganarme algo de extra, aunque no demasiado. Y además ahora con la necesidad de poder estar más tiempo con mi hijo, la joya de corona y su madre. Con eso no quiero decir que el trabajo está en segundo lugar, al contrario, ahora mismo me centro en ello, pero no se por dónde empezar.
Una decisión que acabo de tomar, y la verdad ha sido complicada, es perder algo de extra para poder estar más tiempo con la familia y aumentar la capacidad de movimiento a la hora de encontrar un trabajo. Es decir la comodidad en cierta parte de poder practicar mi hobby más cerca.

Primera decisión tomada, ahora parte la segunda, muchas son las personas que a lo largo de cuatro años de carrera te comentan, tú vales, tú tienes algo talento, tú llegarás lejos, esas palabras son de agradecer pero a día de hoy, no tienen valor. Es la realidad de un mundo marcado por envidias, competencias y actitudes de ciertas personas por conseguir sus objetivos. No todo el mundo sirve para lo que ha estudiado, ni se encuentra con aquello que sueña. Los sueños son alcanzables pero no siempre se alcanzan. Ahora bien, confío plenamente en mí mismo, en que esté dónde esté siempre daré el 100% de lo que me exijan y algunas veces me equivocaré y otras rozaré la perfección quizás. Pero ahí estoy, preparado para sufrir dentro de un mundo y un futuro que no sé lo que me va a deparar a partir del 2 de septiembre, con temores pero con muchas ganas.

Entrada anterior
Deja un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: