No es país para huelgas

Hoy me han entrado ganas de escribir. Bueno, la verdad es que hace ya un tiempo que tengo ganas pero no acababa de ponerme a ello. Y la verdad es que todo tiene un porqué.

Ayer vivimos la 8ª Huelga General de la democracia, y en mi opinión lo único que demostramos es que somos una vergüenza de país. Siento utilizar palabras tan duras, pero es lo que pienso. Algunos estaréis de acuerdo y otros no, pero respetad como yo respeto vuestras opiniones. Porqué seguramente es lo que más nos urge a todo@s, respetarnos.

¿Por qué digo esto?
Durante la jornada, dediqué a seguir todos los acontecimientos a través de esa red social que nos tiene a muchos enganchados, Twitter. Y gracias a la ayuda de unos compañeros (@agencia_29) pude estar informado minuto a minuto de lo que sucedía. Lamentablemente, lo que pretendía ser una jornada tranquila, acabó como el “Rosario de la Aurora” por culpa, como siempre, de cuatro energúmenos que aprovechan cualquier ocasión para utilizar la violencia.

No quiero entrar en detalles, porqué seguramente todos habréis visto las imágenes y repetir lo mismo se hace cansino.

Pero, aunque respeto el derecho de huelga y el derecho de trabajar, creo que lo de ayer no es la mejor manera de conseguir un cambio en la nueva reforma laboral. El tren pasó hace un tiempo, el 22N. Aquel era el momento de demostrar que es lo que el pueblo necesita. Si, es verdad que no hay ningún político que a día de hoy tenga mi confianza. No obstante, el acudir a las urnas es un derecho que muchos no defendieron. Quizá necesitamos actuar como en Irlanda y empezar manifestarnos contra todos aquellos que como dicen en Catalunya “se’ns pixen a la boca”, entre ellos los sindicatos. también. Olvidarnos, de autonomías, de envidias o de políticas lingüísticas e ir todos una. Una unidad que defienda unos valores sociales que en estos momentos se han perdido totalmente.

Hemos de empezar a trabajar todos unidos, no por unas riquezas sino por una felicidad que ahora no existe. Y comprendo que estemos crispados, pero tenemos gente que vale mucho la pena y que no la escuchamos o no queremos hacerlo y se marchan. Innovemos hacia un futuro que ahora mismo no tenemos. Ese es el principio, lo demás ya llegará. Lo dice un mindundi sobradamente preparado y sin credibilidad.

Mientras no se estabilice el “Open Mind” y sigamos a la antigua. Este, no será un país para huelgas.

Anuncios

Fin de Semana 10 y 11 de Julio

Hace algo más de un mes y medio que realizo las prácticas en empresa en la Agencia Atlas (Informativos Telecinco). Y la verdad es que estoy muy contento con mi situación allí. Aprender de grandes sensacionalistas y buscadores de sucesos es de una gran ayuda. Pero en este caso, el pasado fin de semana, fue el más duro. Se unieron dos acontecimientos algo dispares en mi ciudad, Barcelona.

El sábado por la tarde hacia las 6 de la tarde, estaba convocada en el paseo de gracia con aragón, la manifestación “som una nació”.

Desde un punto personal, soy catalán y pienso que lo que están haciendo cuatro personajes que viven mejor que alguno de nosotros es lamentable. Tratan al pueblo catalán con desprecio, cuando tanto unos como otros necesitamos para salir de la situación en la que nos encontramos. Creo que España necesita de Cataluña tanto como Cataluña a España. Y lo que están consiguiendo desde Madrid, bueno ya lo han conseguido es que nuestra pequeña nación, que es lo que somos, estemos hasta el gorro de la situación. No creo que la Independencia sea lo correcto, pero si que el Estatut vuelva al estado en el que pueblo catalán voto en referéndum. Por eso somos un país democrático, no?

Desde el punto de vista profesional, como comunicador y periodista, ver la situación en la que me encontre por llevar el cubilete de Telecinco, me parece lamentable. Ser catalán, estar a favor de la manifestación y que cuatro ideólogos igual de catalanes que uno, blasfemen contra mi lo encuentro indignante, y no por mi solamente, si no por mis compañeros que quizá también lo sean. Y más cuando el trabajo escasea y la situación está tan mala como para ir dejando pasar trabajos por ideologias. Utilicemos la ética y el sentido común, elemento que quizá nos falta a más de uno. Y por cierto que se deje de manipular la manipulación que en vez de modernizarnos estamos volviendo a épocas más típicas de franquismo.

Cambiando de tema, que grande es vivir en un ciudad como Barcelona, dónde un dia 1.500.000 de personas salen a la calle para reclamar por un nación, chapeau! Y que al dia siguiente a partir de las 8:30 de la tarde parezca una ciudad fantasma por la Selección Española. Que trás la victoria otro millón de personas salgan a la calle a celebrarlo. Y me pregunto: ¿cómo puede ser que de un dia para otro 1,5 millones de senyeras pasen a ser 1 millón de banderas españolas? Me fascina, realmente me fascina, que independencia si en el deporte, dónde creo que la política no pinta nada, necesitan de los catalanes para ser los mejores.

Señores políticos y población en general, dejémonos de juegos de niños, que es lo creo que hacen y hablen claro que la cosa está muy mal. Por una vez necesitamos estar unidos en todo esto. Y dejarnos de envidias, egos, avaricia y tonterías que destacan en este país por encima de otros, que por eso estamos como estamos. Que aquí un joven de 26 años acaba la carrera y está asustado de ver como están las cosas. Y como yo algunos miles que también terminan sus estudios y no ven clara la entrada al mundo laboral y la manera de subsistir.

¿Por qué no nos miramos el ombligo de una puñetera vez y de verdad encontramos soluciones para todo?

P.D. Me alegra ser campeón del Mundo de fútbol con España y aun me alegra más ver com el pueblo catalán reclama la autosuficiencia, pero siempre desde el respeto